Todas las joyas, independientemente de que estén fabricadas en oro, plata o acero; son artículos frágiles que necesitan cuidados. Actualmente, los avances tecnológicos nos permiten aplicar protección antialérgica a todos los materiales y también dotarles de baños en diferentes colores, que les hacen más atractivos. Pero esto no les hace resistentes de por vida al paso del tiempo. Debes tener en cuenta que el agua dulce en exceso, el agua salada, los perfumes, las cremas y algunos medicamentos les afectan especialmente. Por otro lado, evitando estos agentes y con unos cuidados lógicos, tendrás una joya para toda la vida. Recuerda que todos nuestros artículos cuentan con dos años de garantía contra todo defecto de fabricación.